Skip to content
Proyecto de vida

Proyecto de vida: qué es, cómo se hace, consejos y más

Proyecto de vida

La mayoría de las personas luchan por mantener el equilibrio en sus vidas y, a menudo, se sienten estresadas cuando tratan de manejar las diferentes áreas de la vida. Ya sea su carrera, negocios, finanzas, relaciones, salud, estado físico, familia, amigos, etc.

Es por eso que es imperativo tener un proyecto de vida que puedas seguir para que puedas administrar todas las áreas de tu vida de manera efectiva y hacer un progreso continuo hacia donde quieras estar.

Qué es un proyecto de vida

Un proyecto de vida es una planificación personal sobre los objetivos que quieres lograr en tu vida. Sirve para poder organizarnos y tener un orden para seguir.

Es importante saber separar cada aspecto de nuestra vida para no abrumarnos y así diferenciar cada parte con su respectivo plan. Además hay que ser realistas y saber que este proyecto puede ir cambiando a lo largo de la vida. Estos cambios pueden ser imprevistos o porque uno mismo cambió su manera de encaminarse.

Proyecto de vida
Proyecto de vida

Cómo hacer un proyecto de vida

El primer paso para saber cómo hacer un proyecto de vida es crear una visión convincente de quién serás y cómo quieres que sea tu vida en última instancia. Esta es una parte muy poderosa del proceso, ya que tu visión final es lo que te impulsará y te entusiasmará, te brinda algo que esperar con ansia de manera continua.

Sin una visión, la gente perece. A la mayoría de las personas lo que les falta en la vida es una visión realmente convincente. De hecho, no es que la mayoría de las personas sean perezosas o aburridas, es que tienen una visión impotente, no hay nada que esperar. Sin nada que esperar, ¿por qué razón tienes que hacer algo? ¿Por qué razón tienes que levantarte de la cama?

La clave es descubrir la visión correcta para ti, ya que es diferente para todos. ¿Qué te emocionaría realmente? ¿Cómo quieres que sea tu vida? Si no hubiera límites u obstáculos, ¿cuál desearías que fuera tu visión definitiva? Estas son las grandes preguntas que debes hacerte.

Planificación de un proyecto de vida

Toma un momento y responde a estas preguntas. Puedes escribirlo en un cuaderno o en donde tú quieras. De esta manera puedes leerlo cuando quieras e ir modificándolo o agregándole cosas.

Responde a la siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la visión definitiva para mi vida?
  • ¿Cómo quiero que sea mi vida?
  • Si no hubiera límites, ¿qué sería posible para mi vida?
  • ¿Qué quiero para cada área de mi vida?

Ejemplos:

  • “Quiero ser un líder exitoso, entrenador, orador, bloguero y comercializador de Internet que crea productos y servicios increíbles que hacen una diferencia en las vidas de otros en todo el mundo”.
  • “Construir mi propia fundación para ayudar a los necesitados”.
  • “Llegar a pesar 70 kilos con 8% de grasa corporal”.
Proyecto de vida
Proyecto de vida

Propósito para tu vida

Tu propósito final para tu vida es lo que te dará el combustible para perseguir tu visión definitiva. Son las razones para hacer que sigas: es como el combustible para la vida. Todo comienza con preguntarse: “¿Por qué quiero esto?” .

Tienes que pensarlo bien, ya que cuando quieres algo con mucha intensidad harás casi cualquier cosa para que esto suceda. Cuando descubras tu poderoso propósito y las razones por las cuales crearás una motivación sobre ti mismo.

Si tienes un porqué lo suficientemente fuerte, puedes hacer que suceda cualquier cosa.

Hazte estas preguntas y escribe tus respuestas:

  • ¿Por qué quiero cumplir esta visión definitiva para mi vida?
  • ¿Qué me dará lograr esta visión definitiva?
  • ¿Cómo lograr esta visión definitiva mejorará cada área de mi vida?
  • ¿Qué me costará si no lo hago pasar? ¿Cuáles son las últimas consecuencias?
  • ¿Cuáles son mis razones para seguir adelante?
  • ¿Cómo podré ayudar a más personas?

Ejemplos de respuestas:

  • “Ser un modelo a seguir e inspiración para los demás”.
  • “Ser financieramente libre, hacer lo que quiera, cuando quiera”.

Conocerte a ti mismo

Tu identidad es esencialmente quién eres y lo que representas en tu vida. Se trata de cómo te defines a ti mismo, ya que tu identidad es simplemente una suma total de tus creencias.

Los seres humanos harán cualquier cosa para permanecer consistentes con la forma en que nos definimos.

Cuando realmente descubras quién eres y comienzas a vivir por ello, toda tu vida cambiará. Para hacer realidad tu visión definitiva, necesitas crecer y mejorar quién eres, necesitas convertirte en el tipo de persona que puede hacer tus sueños realidad. Todo comienza con la definición de quién es esa persona, quién quieres ser en última instancia en esta vida.

Proyecto de vida
Proyecto de vida

Hazte estas preguntas y escribe tus respuestas:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Quién quiero ser en esta vida?
  • Si tuviera que buscar mi nombre en el diccionario, ¿qué diría?
  • Si no hubiera límites, ¿quién sería yo?
  • ¿Cómo me definiría?

Ejemplos:

  • “Soy un increíble hijo, hermano, tío, estratega, comercializador, entrenador, orador, etc.”
  • “Soy un motor y un creador de posibilidades”.
  • “Estoy en buena forma física, saludable y enérgico”.

Tu código de conducta

Tu código de conducta son los estándares que cumples cada día, sin importar lo que suceda. Es muy útil hacer una lista de alrededor de 10 estándares con los que te esfuerces por cumplir, lo cual es un buen recordatorio para que veas cómo te estás mostrando en tu vida. Esto es algo que puede poner en tu casa para recordártelo continuamente.

Preguntas de ejemplo para que respondas:

  • ¿Cuáles son los estándares a los que quiero mantenerme cada día?
  • ¿Cuál es mi código de conducta?

Ejemplos:

  • “Ser divertido y alegre”.
  • “Estar sano y enérgico”.
  • “Ser un ejemplo de todo lo bueno que es posible en la vida de las personas”.
Proyecto de vida
Proyecto de vida

Categorías en un proyecto de vida

Ahora que has descubierto tu visión, propósito, identidad y código de conducta definitivos, lo siguiente es entrar en las categorías específicas de tu vida. Como todos sabemos, hay categorías para cada área de la vida que necesitamos mejorar y crecer continuamente.

El primer paso es identificar las diferentes áreas de tu vida que son importantes en las que debes concentrarse y expandirte continuamente.

Se puede dividir la vida en esencialmente 8 áreas, pero puedes variar y poner las áreas que para ti son importantes.  Las áreas son:

  • Salud y estado físico
  • Emociones
  • Relaciones
  • Finanzas
  • Profesional
  • Familia
  • Amigos
  • Espiritual

Es importante ser flexible con todo este proceso y personalizarlo para que se adapte a tu vida. También es importante asegurarte de hacer que cada categoría de tu vida sea convincente y emocionante.

Algunas preguntas que pueden ayudarte:

  • ¿Cuáles son las diferentes áreas de mi vida?
  • ¿En qué áreas de la vida debo concentrarme para la mejora continua?

Ejemplos:

  • “Poder Emocional: Jugo y Vitalidad Ilimitados”
  • “Libertad financiera absoluta”

Tu visión sobre cada área de la vida

Una vez que hayas descubierto las diferentes categorías de tu vida, lo siguiente es presentar una visión definitiva y convincente para cada una.

Para tu salud y estado físico, ¿cuál sería tu visión? ¿Cuál sería el peso? ¿Cuál sería tu porcentaje de grasa corporal? ¿Cómo te verías en el espejo? ¿Cómo te sentirías de manera continua? ¿Cómo te sentirías cuando te levantes por la mañana? Cuantas más preguntas puedas hacerte, más específico serás y más probable será que lo logres.

También es una gran idea obtener imágenes que puedas colocar en tu casa, en tu computadora, teléfono o en cualquier lugar donde puedas verlas con regularidad. Esto ayudará a que sea más real para ti y realmente te inspire de forma regular.

Proyecto de vida
Proyecto de vida

Metas en un proyecto de vida

Una vez que analizaste todas tus áreas y proyectos de vida, hay que centrarse en tus objetivos y resultados específicos para cada área de tu vida.

Para establecer cualquier objetivo o resultado, debes asegurarte de ser lo más específico posible y que cada objetivo tenga un plazo. Por ejemplo, no querrá que tu objetivo sea “Quiero perder peso”. Eso no está claro en absoluto: ¿cuánto peso sería? ¿5 kilos? ¿20 kilos? La claridad es poder.

Puedes tener metas a 5 años, un año, a 90 días o 30 días. A veces, si tus metas son demasiado distantes, se vuelve fácil disociarse de ellas. Por eso es importante tener metas a largo y corto plazo. También quieres desglosar cada objetivo. Por ejemplo, si tu resultado de 1 año es ganar $ 100,000 al año, tal vez tu resultado de 90 días sería ganar $ 80,000 al año, y luego tu resultado de 30 días será ganar $ 60,000 al año.

Preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Cuáles son mis resultados de 1 año en cada área de mi vida?
  • ¿Cuáles son mis resultados de 90 días en cada área de mi vida?
  • ¿Cuáles son mis resultados de 30 días en cada área de mi vida?

Plan de acción

Una vez que hayas descubierto tus metas y resultados, a continuación, debes descubrir las acciones específicas que debes tomar para hacerlos realidad. ¿Cuál sería el plan que, si lo siguieras, garantizaría que estos objetivos se conviertan en realidad? Esto es esencialmente los pasos, la estrategia, para llegar a tu destino.

Preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Cuál es mi plan de acción para hacer realidad estos objetivos?
  • ¿Qué pasos tendría que tomar?

Una vez resuelto esto debes seguir una rutina para ir cumpliendo tus objetivos de a poco, sin descuidar ninguna de las áreas de tu vida.

Es importante asegurarte de implementar un ritual semanal para revisar las cosas y realizar modificaciones. Uno de los errores más grandes que las personas cometen en la sociedad es establecer sus metas o resultados para su vida en Año Nuevo, y luego, literalmente, se olvidan de eso. La próxima vez que se registran suele ser el año siguiente, lo cual es ridículo. No caigas en este error.

En un estudio, donde encuestaron a sus estudiantes sobre el establecimiento de metas, sólo el 4% habían establecido proyectos de vida. Volvieron a contactar a los estudiantes 20 años después y descubrieron que el 4% que había establecido metas era mucho más feliz, más seguro y tenía vidas mucho más satisfactorias.

Recuerda que tener un proyecto de vida personal sirve para tener un propósito y así motivarte a seguir adelante haciendo realidad tus sueños.

Guía y contenidos detallados sobre tu proyecto de vida